Las tareas “sociales” de la Chile en los años de su fundación

Universidad_de_Chile_foto_antiguaCada vez que hablamos del problema en la educación también apuntamos a cuestiones que van más allá de ella y que golpean a toda la sociedad. Por ejemplo, cuando cuestionamos la reproducción de la desigualdad en la educación sabemos que, para resolverlo totalmente, es necesario un cambio social profundo que traspasa las fronteras de lo educativo. No por ello vamos a negar la importancia y el rol que la educación tiene y debe tener. Por lo mismo, la relación entre la Universidad y la sociedad es siempre un debate abierto, necesario en cada contexto histórico. ¿Cuál fue esa relación en los primeros años de la Chile?

Esta Universidad se funda en 1842, y recordemos que en aquella época la gran mayoría de la población era analfabeta (hacia 1875 incluso, sólo el 22,9% de los mayores de 7 años escapaba a esta condición). O para decirlo de otra forma, “la Chile” se funda 70 años  antes de que se decretara la instrucción primaria obligatoria.

Ahora, desde un comienzo se declaró garante de la cultura clásica y humanista, y su prócer, Andrés Bello, planteaba el saber como una cuestión social íntimamente ligada al progreso de la nación. ¿Qué podría implicar esto en pleno siglo XIX? ¿Quién direccionaba este progreso y hacia dónde? Básicamente en esta época podemos rescatar la necesidad de constituir el Estado-Nación chileno, pues nuestro país no contaba ni con medio siglo de vida independiente. Aquí se hace coherente entonces la idea de Bello de hacerse cargo de la formación de una clase dirigente en Chile, capaz de hacerse cargo de conducir los destinos de la nación. Al mismo tiempo, la economía comenzaba a perfilarse como primario exportadora, de modo que también esa era una “necesidad social” de la época.

Se entiende entonces que en sus primeros años, la Chile no tenía funciones docentes, sino que actuaba como una academia que reunía a intelectuales criollos y de todo el mundo, en 4 facultades donde se cultivaba el conocimiento científico y humanista: Leyes y ciencias políticas; Ciencias físicas y matemáticas; Filosofía y humanidades; Medicina. En 1949 se crea además la academia de pintura. Por otra parte, la Chile asumió en esos años la superintendencia de educación en el país, incluyendo la enseñanza primaria hasta 1960. La facultad de Filosofía era la encargada de otorgar el grado de bachiller en humanidades a los egresados de la entonces enseñanza legal o preparatoria, que ya podemos imaginarnos, eran los más selectos de ese 20% de la población que, al menos, sabía leer.

Es recién en 1889 que nace el Instituto Pedagógico, dependiente de la Facultad de Filosofía, que se haría cargo de formar a los primeros profesionales de la enseñanza en Chile.

Esto nos permite sacar tres conclusiones: La primera es que efectivamente existió una vinculación entre el papel de la Universidad  y la sociedad de su época, la segunda es que las necesidades de esa sociedad se traducían necesariamente en las necesidades de la clase dirigente de aquella sociedad, lo que podríamos decir no ha cambiado mucho si consideramos que los intereses de nuestra sociedad actual están marcados por las necesidades del mercado laboral, educativo, etc. La tercera es que el primer aporte en la educación del pueblo chileno es precisamente la creación del instituto pedagógico, aunque en primera instancia, esto no redundó en la formación de la población dadas las condiciones del Chile de la época.

¿Y las tareas “sociales” actuales? Eso queda para el debate de los compañeros.

Por Roxana V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s